Para Karla

 

  Entre tantos edificios y casas, nos perdemos en las ciudades que nos recuerdan la condición incambiable del tiempo. Misterio que transcurre para dejarnos en nada. La vida corta de gozos y sueños que se desvanecen; larga en dolores y anhelos que se quedan flotando sobre la superficie del deseo.

A veces, no sabemos sentir cuán cerca está la gracia que se nos otorga, y nos desperdiciamos pensando en temores vanos.

Karla se ha ido, ha cruzado la puerta, y aún recuerdo sus sonrisas y sus lágrimas. Recuerdo sus días nublados (gracias por la frase, yat! 🙂 ) Y realmente sólo nos queda conformarnos.

Sus planes se cubren con una dulce y tibia oscuridad. Ahora su mundo se expande, y en el momento preciso, la luz sustituirá esa sombra, y la hará, de nuevo, regresar.

Gracias por formar parte de mi historia, Karla.

Feliz encuentro! y feliz partida!, y feliz encuentro otra vez!

Bendecida seas!

LOT

 

This entry was posted in Despedida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s